Plaza del Dam - Amsterdam


No pueden ir a Ámsterdam sin cruzar la Plaza del Dam. Para la ciudad es como las Ramblas en Barcelona. El corazón del centro de la ciudad y sus atracciones turísticas o comerciales, está decorada por uno de los edificios más bonitos del país: el Palacio Real. Esta residencia pertenece aún a la familia real a pesar que la reina no viva allí. Las grandes dependencias se reservan a las recepciones y a los acontecimientos oficiales. El antiguo Ayuntamiento, se lo debemos a Bonaparte, por cambiar el estatuto en Palacio Real. Él se instaló allí del 1808 al 1818.